Rollos abrasivos

Operación
Material
Máquina
Campos de aplicación
Grupo de productos
Rollos
forma de confección
Ancho/mm
Largo/mm
Indice de finura
Abrasivos tipo
Color fibra sintética

¡Un buen rollo para conseguir resultados de lijado perfectos!

Los rollos abrasivos son ideales para alisar, limpiar y refinar superficies. En la amplia gama de productos de Klingspor se encuentran rollos abrasivos cerrados y rajados para el lijado manual y el uso en máquinas portátiles para el mecanizado de los materiales más diversos: desde madera y metal hasta laca.

Junto a las bandas abrasivas, los pliegos, las tiras y los discos, los rollos abrasivos forman parte de la familia de productos «Abrasivos sobre soportes» que constan generalmente de cuatro o cinco componentes:

  • Soporte
  • Aglutinante
  • Grano abrasivo
  • Recubrimiento
  • Opcionalmente: Recubrimiento con sustancias activas.

La combinación y el tipo de los distintos componentes ejerce una influencia determinante en las propiedades de lijado del producto final.

Los soportes: de papel o tejido

El soporte lleva el grano abrasivo y transmite las fuerzas de arranque de viruta a la pieza. Para la fabricación de rollos abrasivos Klingspor se utilizan básicamente papel o tejido de algodón.

Los soportes de papel de los rollos abrasivos se diferencian por su gramaje y, en consecuencia, su flexibilidad y su resistencia al desgarro. Los rollos abrasivos con soportes muy ligeros son apropiados, sobre todo, para trabajos de lijado como el lijado de superficies, donde la resistencia al desgarro juega un papel menor. Al aumentar el gramaje disminuye la flexibilidad del soporte y se incrementa la resistencia al desgarro.

En cambio, quien busca un producto abrasivo robusto a la vez que flexible que permite mecanizar sin esfuerzo incluso piezas fuertemente perfiladas haría mejor en recurrir a los rollos abrasivos con soporte de tejido. Los rollos abrasivos con soporte de algodón son altamente flexibles y resistentes al desgarro y se adaptan de forma óptima a los contornos de la pieza. Además, existen productos especiales, por ejemplo, rollos de fibra sintética o papel con recubrimiento de goma espuma, que también se adaptan bien a las superficies de las piezas.

Para unos resultados de lijado perfectos: grano abrasivo de alta calidad en dispersión cerrada, semi-abierta y abierta

El grano abrasivo es responsable del arranque de material y queda anclado en el aglutinante. Todos los tipos de granos abrasivos utilizados por Klingspor se fabrican con procedimientos sintéticos. De esta manera, Klingspor asegura una alta calidad constante. El tipo de grano más adecuado varía en función del material a lijar. Por principio se aplica que cuanto más duro sea el material a lijar, más duro debe ser el grano abrasivo. Para los rollos abrasivos Klingspor se utiliza principalmente carburo de silicio (abreviado: SiC) y óxido de aluminio.

El grano de carburo de silicio es muy duro y quebradizo. La ventaja de este tipo de grano es que se rompe formando cantos muy afilados, por lo cual proporciona un lijado muy agresivo. El carburo de silicio es apropiado para lijar materiales muy duros, tales como piedra o vidrio, así como para mecanizar materiales muy blandos, por ejemplo, plástico o cuero.

El óxido de aluminio es un grano duro a la vez que tenaz. Se va desgastando uniformemente, por lo cual consigue un lijado particularmente uniforme. Es apropiado, por ejemplo, para lijar madera, metal y metales no ferrosos.

Además del soporte y del tipo de grano, también la densidad de la dispersión determina las características de los rollos abrasivos. En el proceso de producción, Klingspor aplica los tipos de grano en el soporte en una dispersión cerrada, semi-abierta o abierta. De esta manera se forman unos intersticios más o menos grandes entre los granos. Los rollos abrasivos de grano abierto son idóneos para el lijado de madera, dado que el mayor tamaño de los espacios de virutas permite acumular y evacuar de manera óptima el polvo de lijado, lo que evita el embozamiento del producto abrasivo.

Algo más que pintura: recubrimientos y sustancias activas

El recubrimiento de resina sintética asegura el anclaje firme del grano abrasivo en el material de soporte y, en consecuencia, una larga vida útil. Al mismo tiempo actúa como un apoyo adicional frente a las fuerzas que actúan sobre el grano durante el proceso de lijado y confiere al producto su color típico.

Los recubrimientos con sustancias activas se aplican adicionalmente y prestan al producto abrasivo unas características que repercuten positivamente en el proceso de lijado y la durabilidad. En el programa de Klingspor se encuentran rollos abrasivos con recubrimiento de estearato y tecnología ACT.

Estos recubrimientos evitan o ralentizan el embozamiento de la superficie del producto abrasivo con polvo de lijado que hace necesario sustituirlo prematuramente.

En función de los diferentes materiales utilizados y la adaptación entre los distintos componentes, el surtido de Klingspor contiene rollos abrasivos para el mecanizado óptimo de:

  • madera
  • pintura
  • laca y
  • metal