Rectificado profesional (Platos de soporte)

Cada disco de fibra necesita un plato de apoyo adecuado. Asegura la estabilidad, la distribución óptima de la fuerza y la seguridad al trabajar. Un plato desgastado merma el rendimiento del disco abrasivo; ha llegado el momento de cambiarlo.

Los discos de fibra, correctamente dicho: los discos abrasivos de fibra vulcanizada, son el medio elegido si se busca una abrasión elevada, a la vez que un acabado perfecto. Son más blandos y flexibles que los discos de desbaste convencionales y se utilizan principalmente en el mecanizado de metales. Éste es el caso de FS 964 y FS 966, discos de fibra Premium con grano de cerámica de Klingspor. En la amoladora angular se sujetan junto con un plato de apoyo. Este es obligatorio según DIN EN 13743 y resulta, además, muy conveniente ya que, de lo contrario, el lijado no funcionaría. «El disco de fibra flexible necesita una contrapresión para evitar que se desvíe o se rompa. Solo con este plato de apoyo, el usuario puede ejercer la presión necesaria sobre el material a mecanizar», explica Wolfgang Kaiser, Jefe del departamento Campo de prueba y servicio técnico de Klingspor.

Los platos de apoyo están fabricados con un material termoplástico. La aplicación es determinante a la hora de elegirlos: para igualar cordones de soldadura se utiliza un disco de fibra grueso con un grano de hasta 50 y, a juego, un plato de apoyo duro. En cambio, para el lijado fino de superficies y contornos y su preparación para la aplicación de pintura se utilizan discos de fibra con una granulación más fina, en combinación con un plato de apoyo blando y flexible. Con un plato de apoyo desgastado, el rendimiento de los discos de fibra desciende hasta en un tercio. Un plato de apoyo duro se va deformando como consecuencia de los frecuentes cambios de temperatura, el plato ya no queda aplicado en toda la superficie y ya no es posible establecer la presión deseada. Un plato de apoyo blando pierde su elasticidad. Por este motivo es importante cambiar periódicamente el plato. No se puede decir de forma generalizada cuándo llega el momento. «En ciertas aplicaciones, el plato de apoyo ya está desgastado después de 50 discos; en otras, en cambio, solo es el caso después de 500 discos. Por este motivo, la inspección visual es fundamental», resalta Kaiser. Una mirada atenta al disco de fibra ayuda a detectar a tiempo el desgaste. Entonces ha llegado el momento.

1- Perfectamente en forma: En combinación con un plato de apoyo nuevo, el disco de fibra se desgasta uniformemente.

2- Síntoma de envejecimiento: Si el disco de fibra «se quema» en algunas zonas, mientras otras conservan su aspecto nuevo, se reduce el rendimiento.

3- La elección correcta: Para erosionar cordones de soldadura, un disco de fibra grueso hasta el grano 50 y un plato de apoyo duro representan la solución ideal. Para el lijado fino de superficies y contornos conviene utilizar discos de fibra con una granulación más fina, junto con un plato de apoyo blando y flexible.

4- Con sensibilidad: Aplique el disco de fibra en posición plana, prestando atención a que el borde del equipo de lijado no entre en la pieza. Esto dañaría tanto al disco como al plato de apoyo.