Madera: un buen lijado es medio pintado

“Madera es una simple palabra de tres sílabas pero esconde un mundo lleno de belleza y misterio” (Theodor Heuss)

La madera está viva. Es muy diversa en cuanto a especies y características, es ecológica y, desde luego, ¡la madera es bella!

El lijado es el proceso que confiere a este material único el acabado definitivo. Cada trozo de madera es una pieza original y los requisitos para su acabado son diferentes.

Los requisitos para conseguir una buena superficie para el posterior pintado son:

  • personal profesional con experiencia y formación
  • maquinaria adecuada
  • parámetros de proceso aptos para el tipo de madera y la calidad de superficie deseada (avance, velocidad de corte, etc)
  • abrasivos de calidad y profesionales.

Klingspor fabrica desde hace 125 años los abrasivos de calidad profesional para embellecer la madera.

La madera

Hay cuatro propiedades de la madera que afectan al proceso de lijado:

  1. Dureza:  maderas frondosas duras y maderas coníferas blandas, aunque debido a varios factores, como la velocidad de crecimiento, algunas maderas coníferas son más duras que las maderas frondosas.
  2. Humedad y humedad nominal: ambas deben ser iguales para facilitar el tratamiento de la madera.
  3. Inclusiones inorgánicas que pueden romper el grano abrasivo si no se selecciona con cuidado produciéndose el rayado
  4. Resinas, grasas y aceites que pueden llegar a embozar la lija y dificultar el acabado final.

 

El abrasivo

Los abrasivos revestidos (lija, pliegos, rollos, discos con sistema de sujeción autoadhesivo) constan básicamente de cuatro componentes, en algunos casos cinco:

  1. Soporte: puede ser papel, algodón, poliéster o combinación: proporciona resistencia al desgarro bajo tracción , y flexibilidad para piezas perfiladas. Estas dos propiedades van una contra la otra, y hay que elegirlo bien según los objetivos perseguidos.
  2. Aglomerante: ancla el grano abrasivo al soporte y lo fija para resistir las fuerzas que genera el proceso de lijado, absorbiendo las fuerzas mecánicas y liberando granos nuevos afilados en la superficie de la banda. Es básico para el balance de rendimiento agresividad / duración.
  3. Grano abrasivo: es el elemento que arranca material para igualar y homogeneizar la superficie. Para el lijado de la madera el grano más utilizado es el corindón gracias a sus propiedades óptimas  de dureza y tenacidad. En maderas con inclusiones inorgánicas o sobre pinturas especialmente tenaces puede ser más adecuado el grano de carburo de silicio. El grano abrasivo está dispuesto en capas sobre el soporte. La distancia que hay entre granos se denomina “densidad de capa de recubrimiento” y da lugar a lijas de grano abierto (mayor  densidad) y lijas de grano cerrado (menor densidad). En el procesamiento de la madera suele emplearse capa de granos abiertas, pero en maderas duras y secas puede ser más adecuado capas de granos cerradas.
  4. Recubrimiento: es el aglomerante que  fija el grano adicionalmente en el soporte del abrasivo y absorbe la fuerza que se genera al levantar la viruta. En función de la aplicación del abrasivo la capa de aglomerante podrá ser mayor o menor.
  5. Recubrimientos especiales: se utilizan para evitar el embozamiento (atascado) prematuro de la lija por el desprendimiento y depósito de polvo, viruta, pintura, plástico, tintes, etc entre los granos abrasivos, los cuales pierden el efecto de sus bordes afilados. Un recubrimiento antiembozante (comúnmente llamado “estearato”) previene contra esta pérdida de efecto abrasivo. Un recubrimiento antiestático previene contra un embozamiento por carga estática.

 

Procesos de lijado

El lijado de banda, con máquinas, por regla general, es en el sentido de las fibras de madera. Si se lija en sentido transversal a las mismas, el volumen de viruta será mayor, pero la superficie será considerablemente más áspera. Las excepciones son, por ejemplo, los marcos de madera ensamblados al sesgo, donde no es posible lijar en sentido de las fibras de los elementos de madera unidos en ángulo recto.

En la confección de la banda de lijado es muy importante el flexado y el empalme o junta de la banda.

  • El flexado proporciona a la banda la flexibilidad necesaria y deseada para su utilización. Klingspor tiene un proceso de flexado único consiguiendo una flexibilidad y una sujeción de grano sorprendentes y diferenciador  en la industria de la madera.
  • El empalme o junta es la unión de los dos extremos de la lija para conformar la banda propiamente dicha. Existen distintos tipos de empalmes (pegados, ensamblados, ángulo, pulidos, reforzados). La elección del mejor empalme depende de las dimensiones de la banda (banda ancha, estrecha, segmentada, larga), de la maquinaria (lijadora portátil, calibradora, lijadora de cantos, lijado oscilante, etc) y de la aplicación y objetivos del proceso. Un buen empalme proporciona un proceso suave y silencioso y un acabado superficial sin marcas ni rayas.

La calidad Klingspor LS309XH está especialmente indicada para lijado con banda estrecha con lijadoras portátiles;  en banda segmentada para la industria de tablero aglomerado el mayor rendimiento se obtiene con las calidades Klingspor CS538Z ACT (carburo de silicio soporte poliéster) y CPP540Z combi ACT (carburo de silicio soporte combinación). Para lijado de banda ancha y larga general (calibradoras, niveladoras, canteadoras, perfiladoras, etc) las calidades Klingspor PS28F y PS29F son las más utilizadas en la industria de la madera.

El lijado manual quiere decir que el abrasivo se acciona de forma manual o con una máquina accionada manualmente sobre la pieza. Con ayuda de un taco manual se puede incrementar tanto la presión como la superficie de acción. Los abrasivos manuales suelen ser rollos, pliegos y hojas con soporte de papel (la resistencia al desgarro es menos importante en e lijado manual) , así como bloques y esponjas abrasivas (Klingspor SW501 y SW502). El abrasivo de Klingspor PL31B, corindón en soporte papel, está especialmente indicado para el lijado manual.

El lijado oscilantes u orbital emplea lijadoras oscilantes o rotoorbitales, normalmente para superficies pequeñas y medianas . El abrasivo se coloca en un plato con abrazaderas o con un sistema de sujeción autoadhesivo. Pueden ser rectangulares, redondos, triangulares, o de formas especiales. El abrasivo de Klingspor PS22K, corindón sobre papel y  con sujeción sistema de sujeción autoadhesivo, está especialmente diseñado para el lijado con lijadora oscilante y orbital. Para pinturas, lacas y barnices, la calidad Klingspor PS33K, corindón, papel, sistema de sujeción autoadhesivo,  es más recomendable.

Klingspor, uno de los cinco principales fabricantes de abrasivos internacionales, dispone de una gama profesional de abrasivos de alto rendimiento para cada madera y cada aplicación. Consúltenos o visite nuestra página web www.klingspor.es para más información.