«Horst» ya lo enderezará......(en este caso: .....ya lo curvará)

El taller en el cual, día trás día, se mueven, trabajan, aprenden e idean los aprendices de Klingspor desarrolla un dispositivo para el curvado de patines de trineo para la asociación RSG Alto Sauerland.

El fabricante de productos abrasivos Klingspor de Haiger (Alemania) está diseñando y construyendo un dispositivo con el cual el Presidente de la Asociación de Luge (RSG) del Alto Sauerland (Alemania) y mecánico jefe de la Federación Alemana de Bobsleigh, Luge y Skeleton (BSD), Wolfram Schweizer, podrá curvar los patines de sus trineos de skeleton.

«Esto me gusta realmente», se entusiasma Wolfram Schweizer cuando Sascha Kersting del área de Técnica Industrial de Klingspor le presenta el prototipo de la herramienta «Horst», desarrollada especialmente para él. ¿Por qué «Horst» (nombre de pila, frecuente y típico alemán)? Porque fue la primera respuesta de Schweizer a la pregunta de cómo se llamaba el invento. La denominación correcta, pero también complicada y mucho menos bonita sería simplemente «dispositivo de curvado para patines».

Schweizer curva y lija personalmente los patines de los trineos de skeleton de los deportistas de RSG Alto Sauerland. En este contexto siempre se encuentra con algunos problemas: ¿Cómo se garantiza que el curvado de los patines tenga siempre el mismo radio y se encuentre exactamente en el mismo punto? ¿Y cómo se puede "clonar" este proceso?

En el pasado, Schweizer aún no había logrado encontrar una solución que se adaptara realmente a sus necesidades. Sobre todo, el material plantea problemas. Se trata de un denominado «acero normalizado», aunque no es, ni de lejos, tan uniforme como podría hacer pensar el nombre: según el lote, el acero muestra diferencias en el material que pueden producir variaciones a nivel de la recuperación elástica del material, normal después del curvado.

Junto con el socio de cooperación Klingspor, Schweizer hizo un nuevo intento de solucionar su problema. Sascha Kersting se hizo cargo del proyecto en colaboración con el taller de aprendizaje de Klingspor.

Doblando el acero

Como punto de partida para el proyecto se utilizaron un dibujo y el antiguo dispositivo de curvado para patines del mecánico de la BSD. Sobre esta base, Kersting emprendió la tarea, lo midió todo exactamente y diseñó el aparato primero en el ordenador. Junto con los aprendices se fabricaron entonces, en distintas máquinas, las diferentes piezas de acero para herramientas que se montaron posteriormente, junto con algunas piezas normalizadas. Al cabo de varios ensayos y teniendo en cuenta los comentarios de Schweizer se realizaron todavía algunas optimizaciones.

Tan simple como genial: Klingspor lo logra donde otros fracasaron

Una o dos veces al año, Schweizer necesita curvar patines para los skeletonistas: una serie completa para los entrenamientos y otra para la competición. Debido al mecanizado manual, este trabajo representaba hasta ahora una enorme inversión de tiempo. Ahora, «Horst» le facilitará extraordinariamente la tarea. «El nuevo dispositivo de curvado para patines es tan simple como genial, pero nadie, tampoco yo, había pensado hasta ahora en esta solución. Ya tengo ganas de poner en uso, por fin, el dispositivo acabado», afirma Schweizer.

Recuadro informativo del funcionamiento del dispositivo de curvado para patines:

Primero, las barras de acero de 1,20 m de largo que recibe Schweizer de la Asociación Mundial de Bobsleigh, Luge y Skeleton se sujetan en el aparato, se aplican de manera que queden enrasadas con la mordaza de tope exterior y se fijan allí. De esta manera, queda garantizado que la barra permanezca sujeta siempre a la misma distancia y el curvado se pueda repetir con un resultado uniforme. Con la ayuda de una bomba hidráulica, una mordaza curvadora es aplicada contra el acero con una fuerza de cinco toneladas y produce la forma curvada deseada. Para ejecutar la segunda curva del patín, este se sujeta entonces con el extremo sin curvar en el aparato. Seguidamente, se monta en la parte curvada de la barra un pequeño taco como seguro contra torsión, fijando así el patín en su posición. De esta manera queda excluido el riesgo de que este se desplace y se produzcan variaciones en la curvatura. A continuación, se repite el proceso de curvado.

Encanado con el resultado. Wolfram Schweizer revisa los primeros ensayos con "Horst"

18.05.2018: Encantado con el resultado. Wolfram Schweizer revisa los primeros ensayos con "Horst"

Sascha Kersting (izquierda) explica a Schweizer los últimos detalles del dispositivo.

Sascha Kersting (izquierda) explica a Schweizer los últimos detalles del dispositivo.

Ahora solo falta colocar la tapa…

Ahora solo falta colocar la tapa…

...y ya podemos empezar a curvar....

.....y ya podemos empezar a curvar.

Así se presenta "Horst" en todo su esplendor.

Así se presenta «Horst» en todo su esplendor. El pequeño taco en el extremo posterior de la barra evita que se pueda desplazar el material durante el curvado.