El último toque antes de las Olimpíadas

La relación entre Klingspor y la leyenda del luge Georg Hackl, conocido también como «Hackl Schorsch», se inició ya en los años 1980.

«Entonces, como pequeño aficionado al luge, compré por casualidad papel abrasivo de Klingspor en una tienda de herramientas en Berchtesgaden. Siempre estaba muy contento con él. Por esto lo seguí utilizando cuando empecé a tener éxito.» Seguramente, de adolescente, Georg Hackl no hubiera creído ni en sueños cuánto éxito iba a tener finalmente. Durante su carrera deportiva fue tres veces campeón olímpico.

En su función actual de entrenador visitó con un equipo técnico de la Federación Alemana de Bobsleigh y Skeleton (BSD) alrededor de la Campeona del Mundo, de Skeleton Jacqueline Lölling, la casa matriz de Klingspor en Haiger. Su objetivo: examinar el estado más reciente de las innovaciones en el ámbito de los abrasivos de Klingspor, probarlos personalmente y llevarse directamente los productos para un invierno olímpico que esperamos que sea muy exitoso.

Los abrasivos aumentan la velocidad

«Unos abrasivos de alta calidad nos ayudan a alcanzar nuestra meta con más rapidez y precisión», revela Hackl con respecto al tratamiento de los «patines de acero muy complejos, finos y duros» de los bobsleighs, luges y skeletons. Antes de las competiciones, el trabajo puede durar hasta tres horas en cada patín hasta que los técnicos y deportistas se den por satisfechos. Según la opinión del técnico en skeleton Wolfram Schweizer, que inició la cooperación entre los deportistas de invierno y Klingspor hace más de diez años, la tecnología de abrasivos puede inclinar la balanza hacia un lado u otro. «El éxito depende en un tercio del deportista, en un tercio de la máquina y en un tercio de la salida. Si conseguimos mejorar el skeleton en un dos o tres por ciento, vale mucho.»

Por lo tanto, no es de extrañar que los visitantes se informaran muy detalladamente en el laboratorio y los bancos de prueba sobre las operaciones de desarrollo y de producción que esconde cada banda abrasiva y cada disco abrasivo. Pero también el manejo de los abrasivos y el uso de herramientas que estarían pensados para materiales distintos de los patines de acero fueron temas muy comentados entre los expertos técnicos de la BSD y Klingspor. Vienen colaborando desde hace más de diez años.

Cuando Wolfgang Kaiser, el Jefe del Departamento de Campo de Prueba y Servicio Técnico en Klingspor, abrió la caja de prototipos, Hackl, Lölling y los técnicos pasaron enseguida a las pruebas prácticas. La respuesta no se hizo esperar: «Tiene un tacto más directo, siento mejor el material», dijo el técnico en bobsleigh Marco Stahnke después de usar un abrasivo con un recubrimiento novedoso. Para Dirk Köpsel, Jefe de Ventas de Klingspor para Alemania, éste es un componente importante de la asociación con la BSD. «Por un lado aportamos nuestra competencia en lijado y, a cambio, conseguimos conocimientos por parte del usuario. Naturalmente, esto nos permite derivar conocimientos para nuestros productos finales que se utilizarán en la artesanía y la industria.»

Para el Gerente General de Klingspor, Dr. Hans-Jörg Seifert, las necesidades especiales que plantean los deportistas hacia los productos de Klingspor representan un estímulo: «Los clientes y socios exigentes nos hacen mejores en la tecnología y el desarrollo, parecido a lo que ocurre en la competición deportiva.» Los buenos resultados de los deportistas de la BSD en los últimos años también son motivo de alegría en Haiger. Kaiser: «Es una sensación fantástica haber podido aportar con nuestros empleados nuestro grano de arena a los éxitos que celebramos delante del televisor.»