A todo gas y con cabeza (siempre con Klingspor)

En agosto vuelven a rugir los motores en el circuito de Hockenheim, y el equipo «Baltic Racing» se presenta a la salida de la Formula Student con el TY17. De paso, estas asociaciones logran reunir empresas y potenciales trabajadores. «Baltic Racing» cuenta con decenas de patrocinadores, entre los cuales, desde 2011, también figura Klingspor.

115 equipos de 24 países se enfrentan en el marco de Formula Student Germany, entre ellos «Baltic Racing» de la Universidad de Stralsund. El equipo dio los últimos toques a su bólido con la ayuda de Klingspor.

En agosto vuelven a rugir los motores en el circuito de Hockenheim, y el equipo «Baltic Racing» se presenta a la salida de la Formula Student con el TY17.

En agosto vuelven a rugir los motores en el circuito de Hockenheim, y el equipo «Baltic Racing» se presenta a la salida de la Formula Student con el TY17.

Este año, la gran esperanza de «Baltic Racing» lleva el misterioso nombre TY17. Nombrado por el dios nórdico de la victoria, Tyr, se espera que el nuevo bólido consiga para el equipo de la Universidad de Stralsund uno de los primeros puestos en la Formula Student Germany. Ésta tendrá lugar del 8 al 13 de agosto de 2017 en el circuito de Hockenheim. En esta competición internacional de diseño, que tuvo lugar por primera vez en 1981 en EE. UU., se enfrentan equipos de estudiantes con coches de carrera de diseño y construcción propios. «Baltic Racing» es el primer equipo alemán de Formula Student: fue formado en 1999, incluso antes de que la competición llegara en el año 2006 a Alemania.

En la Formula Student, cada equipo representa un fabricante ficticio de automóviles de carrera que desarrolla, construye y comercializa por sus propios medios un monoplaza de fórmula de carrera. Patrocinadores, tales como universidades y empresas, apoyan a los equipos con financiación o material. De paso, estas asociaciones logran reunir empresas y potenciales trabajadores. «Baltic Racing» cuenta con decenas de patrocinadores, entre los cuales, desde 2011, también figura Klingspor. La empresa proporciona medios abrasivos a los estudiantes. «Si necesitamos material para cortar carbono, basalto, compuestos de fibra y gelcoat o para rectificar en algún punto los últimos centímetros, acudimos a Klingspor. Esto funciona a la perfección», explica Florian Helms. Este estudiante de 20 años cursa Electrotécnica en la Universidad de Stralsund. Participa en «Baltic Racing» desde septiembre de 2016. «Disfruto mucho del trabajo en equipo y acumulo una experiencia que no habría conseguido nunca de esta manera en el aula», declara Helms.

«Klingspor nos suministra discos de tronzado para amoladoras angulares y papel abrasivo. Utilizamos este material, por ejemplo, para recortar tubos, rectificar superficies y eliminar impurezas.»

«Klingspor nos suministra discos de tronzado para amoladoras angulares y papel abrasivo. Utilizamos este material, por ejemplo, para recortar tubos, rectificar superficies y eliminar impurezas.»       Florian Helms, estudiante de Electrotécnica

«Baltic Racing» está formado por 40 miembros. La mayoría de ellos son estudiantes de Ingeniería mecánica y Electrotécnica, pero también los hay que cursan Ingeniería industrial, Marketing y Ciencias de comunicación. Por ejemplo, Anne Walther: esta estudiante de Leisure and Tourism Management se ocupa en «Baltic Racing» de los ámbitos de recursos de personal y relaciones públicas. «El 22 de abril de 2017 presentamos nuestro 17º bólido a la prensa local, los patrocinadores y los amigos», dice Walther. El TY17 presenta una innovación esencial: «Funciona con un motor de tres cilindros. El motor antiguo era un monocilindro que solo podían manejar pilotos expertos», explica Walther. «Esto no se ajustaba a nuestro concepto ‘Everybody's Car’, es decir, un automóvil fácil y agradable de conducir.»

La velocidad no lo es todo

Con el TY17, el equipo pretende continuar sus éxitos; el 4º puesto de 73 en la disciplina Skid Pad, es decir, la conducción en un circuito en ocho, fue su mejor resultado del último año. A diferencia de las series de carreras habituales, en la Formula Student, la velocidad no es el único factor determinante. Al menos igual de importantes son la fiabilidad y la seguridad del automóvil. En tres disciplinas estáticas, los estudiantes venden su solución de diseño a un jurado y presentan un plan de negocio. En cinco disciplinas estáticas, se trata de las prestaciones de conducción del coche: debe demostrar sus logros en lo que respecta a la aceleración, la conducción en círculo, la facilidad de manejo, la resistencia y el consumo de combustible. En «Baltic Racing» están convencidos de que esto no representa ningún problema para el TY17. Anne Walther se muestra optimista: «Esperamos conseguir unos de los puestos más altos en el circuito de Hockenheim».

Diseño y construcción propios: en la Formula Student no solo se trata de conseguir un buen tiempo en la carrera, sino también un alto nivel de seguridad y rentabilidad.

Diseño y construcción propios: en la Formula Student no solo se trata de conseguir un buen tiempo en la carrera, sino también un alto nivel de seguridad y rentabilidad.

Imágenes: Universidad de Stralsund/Baltic Racing